'Habla la Diócesis' (14.04.2019): Especial Semana Santa en Mondoñedo-Ferrol

Dirige y presenta Ada Romero

Intervención semanal del obispo Luis Ángel a través de los micrófonos de la cadena COPE

"En esta Semana Santa, dejaos cambiar para iniciar un camino nuevo de vida, lleno de esperanza en medio de cualquier situación"

Temas de la semana:

· Hoy, Domingo de Ramos, es cuando nuestro Señor Jesucristo, como indica la profecía de Zacarías, entró en Jerusalén sentado sobre un pollino de borrica, y a su encuentro salió la multitud con ramos de olivos. En este día, la Iglesia recuerda la entrada de Cristo, el Señor, en Jerusalén para consumar su Misterio pascual. Por esta razón, en todas las misas se hace memoria de la entrada del Señor en la ciudad santa; esta memoria se hace o bien por la procesión o entrada solemne antes de la misa principal, o bien por la entrada simple antes de las restantes misas. 

· Vamos desgranando, día a día, las celebraciones que tiene, que tenemos, por delante y el significado de cada una de ellas o la reflexión que desee hacernos a propósito de las mismas.

· Esta semana que termina, concretamente el pasado Miércoles, conocíamos el último Estudio General de Medios - EGM y los resultados daban un importante aumento de la audiencia de los programas religiosos de la Cadena COPE. De lo cual, desde luego, nos congratulamos.

· Y el papa Francisco nos ha hablado esta semana de dos actitudes que considera nefastas en la vida de los cristianos. Se refería, durante una Misa celebrada en la Casa Santa Marta, a la rivalidad y a la vanagloria, como dos de los principales peligros para la unidad de la comunidad cristiana. Ya que de esos comportamientos, naces actitudes tan dañinas como el hablar a espaldas de los demás, los chismes, a los que Francisco se refiere con frecuencia: “Hay mucha gente que siente que no puede crecer, y para situarse por encima de los demás, los desprecia por medio de los chismes”.

· Finalicemos con un recuerdo para Rosendo Yáñez Pena, fallecido el pasado martes en Ferrol a los 83 años de edad, y cuyo funeral presidió el obispo en la iglesia del Carmen de esta ciudad, de la cual don Rosendo fue párroco durante 18 años.