Para orar cada día: Jueves

30 de marzo de 2017. Festividad de Santo Zósimo

Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería válido

Juan 5, 31-47

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: «Si yo diera testimonio de mí mismo, mi testimonio no sería válido. Otro es el que da testimonio de mí, y yo sé que es válido el testimonio que da de mí. Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad. No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salvéis. Él era la lámpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado. Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de mí. Vosotros no habéis oído nunca su voz, ni habéis visto nunca su rostro, ni habita su palabra en vosotros, porque no creéis al que Él ha enviado.

»Vosotros investigáis las escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí; y vosotros no queréis venir a mí para tener vida. La gloria no la recibo de los hombres. Pero yo os conozco: no tenéis en vosotros el amor de Dios.

»Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése le recibiréis. ¿Cómo podéis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros, y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que os voy a acusar yo delante del Padre. Vuestro acusador es Moisés, en quién habéis puesto vuestra esperanza. Porque, si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió de mí. Pero, si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?».
 

Comentario

Escuchemos la voz de Dios.
Jesús es consciente de estar en comunicación con lo invisible. Dios Padre está ahí con Él, su voz y su faz es real, habla de ellos con amor, como quien ha gustado de su intimidad y quiere hacernos partícipes de ese gozo. Sabe lo que significa ser amado de Dios. Sabe cuán terrible es para el hombre la ausencia de Dios.

Es patente hoy, en nuestro mundo ateo, a qué vacío y soledad suele enfrentarse el hombre.

Uno de los esfuerzos privilegiados de la Cuaresma es hacer  que la Palabra de Dios  habite más en nosotros. “…su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis”. Es la razón por la que los judíos no ven ni oyen. Nosotros tampoco correspondemos muchas veces por falta de amor. Dios es amor. Quien no ama no conoce a Dios.

Entre el Padre  y el Hijo la cuestión es de amor.
 

Pregunta para reflexionar

¿Me doy cuenta de que la vida ilumina el texto y el texto ilumina la vida? ¿Me esfuerzo por profundizar en el valor testimonial de Jesús?


Oración

Te lo ruego, Señor, ayúdame a amarte.
Haz que yo sea amor de pies a cabeza,
para que pueda revelar algo de ti a los que nos rodean.

Madres Concepcionistas de Viveiro