Para orar cada día: Martes

20 de noviembre de 2018. Festividad de San Octavio

"Para Zaqueo debió ser una experiencia impresionante oír que le llamaban por su nombre con amor y con respeto"
El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido

Lucas 19, 1-10

En aquel tiempo, habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.

Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo». Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido».
 

Comentario

Estamos en los últimos kilómetros de la subida de Jesús a Jerusalén. Jesús entra en Jericó y atraviesa la ciudad. "Había un hombre llamado Zaqueo, muy rico, jefe de los publicanos". Un hombre odiado por todos. El que oprimía al pueblo sencillo, enriqueciéndose a cargo de la gente humilde... "Zaqueo trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí". Es un hombre cuya vida está corroída por el dinero, está insatisfecho. A toda costa quiere establecer contacto con Jesús, pero tiene que superar obstáculos, la gente le estorba, pero no teme hacer el ridículo. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa».

Esos ojos que miraron a Zaqueo son los que se fijan en cada uno de nosotros. Para Zaqueo debió ser una experiencia impresionante oír que le llamaban por su nombre con amor y con respeto ya que estaba acostumbrado a que le señalaran con desprecio. Pero, "el Hijo del hombre ha venido a salvar a lo que estaba perdido".
 

Pregunta para reflexionar

¿Cómo acogemos a las personas despreciadas y marginadas? ¿Somos capaces de percibir sus problemas y prestarles atención como lo hizo Jesús?
 

Oración

Padre, tu espíritu para compartir los mismos sentimientos de Jesús.
Gracias por haber querido hospedarte en mi casa.
Padre Santo, te pedimos perdón por todas las veces que hemos fallado a nuestros hermanos, por todas las veces que los hemos maltratado, directamente o con nuestra indiferencia. Haznos capaces de devolver lo que les corresponde, si algo hemos tomado.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro