Para orar cada día: Jueves

22 de noviembre de 2018. Festividad de Santa Cecilia

"Ante este trasfondo histórico, el gesto de Jesús se convierte en una advertencia muy seria a todos los que pervierten el sentido de la Buena Nueva de Dios"
¡Si (...) tú conocieras en este día el mensaje de paz!

Lucas 19, 41-44

En aquel tiempo, Jesús, al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes, y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita».
 

Comentario

"Cuando él se acercó a Jerusalén, al ver la ciudad, lloró sobre ella." Al venir Jesús hacia el este desde el Monte de los Olivos para el breve resto del viaje a Jerusalén sus emociones no eran de alegría.

¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! ¡Admirable ternura de Jesús! Pero esa ciudad, en conjunto, le resistió y le rechaza. Jerusalén, la Ciudad Santa, sigue ciega. Por eso no descubre un camino de paz. Vive en  permanente conflicto, en una guerra fratricida. Y así, cada día está más lejos de la paz. La paz podría haber llegado a Israel en este día pero ese no será el caso. En su lugar, la paz se "oculta" de ellos y el juicio vendrá. Él les dice que los enemigos rodearán Jerusalén y destruirán la ciudad.

"Pero ahora está oculto a tus ojos. Porque sobre ti vendrán días, cuando tus enemigos echarán terraplén delante de ti, te sitiarán y te acosarán por todas partes...". Ante este trasfondo histórico, el gesto de Jesús se convierte en una advertencia muy seria a todos los que pervierten el sentido de la Buena Nueva de Dios. Ellos tienen que escuchar la advertencia final: “Porque no has conocido el tiempo de tu visita”. En esta advertencia, toda la labor de Jesús está definida como una “visita”, la visita de Dios.
 

Pregunta para reflexionar

¿Estoy yo a punto hoy para las visitas de Dios? Mirando la situación del mundo, ¿Jesús lloraría ahora?
 

Oración

Señor, abre los ojos de mi alma, aumenta mi fe, acrecienta mi confianza.
Que  reconozca tus visitas y aproveche las oportunidades que me das para encontrarme contigo.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo