La Escuela de Evangelizadores iniciará en septiembre un nuevo curso

Intervendrán monseñor Agrelo, Segundo Pérez, Tere Nécega y Carlos Gómez

Vilalba: 14, 21 y 28 de septiembre y 5 de octubre

Ahondará en cuatro dimensiones fundamentales: humana, espiritual, comunitarias y sacramental

Antonio Valín: "Los laicos necesitan sentirse implicados y corresponsables en el presente y futuro de las necesidades de nuestra diócesis"

Estimado/a amigo/a:

Me pongo en contacto contigo en este período vacacional para informarte que comenzaremos el curso ofreciendo una propuesta de formación para los cristianos de nuestras parroquias.

Hoy más que nunca los laicos deben de ser conscientes de la vocación adquirida a través de su bautismo. Necesitamos formar creyentes con un grado básico de madurez humana y cristiana. Debemos buscar el llegar poco a poco a un modelo ideal de creyente capaz de dar razón de su fe y asumir responsabilidades en nuestra Iglesia diocesana. Tenemos que tomar conciencia de la necesidad de vivir plenamente los ministerios laicales y la plena participación de los laicos en la evangelización en clave de UPA.

Dado que este año nuestro plan de pastoral diocesano incide en la evangelización bajo el lema “Yo soy una misión” (EG 2732), vamos a proponer la realización de unas Jornadas de formación que nos ayuden a descubrir, profundizar y explorar la nueva realidad que estamos viviendo. Para ello recorreremos cuatro dimensiones que creemos fundamentales:

· Humana: Esta dimensión está referida a todo lo que tiene que ver con las actitudes, valores y aptitudes que debe desarrollar el ser humano. Tiene que ver con su relación consigo mismo, con Dios y con el ser humano. Es la base sobre la que se edifican el resto de dimensiones.

· Espiritual: Necesitamos un laico con una espiritualidad cristiana, basada en las virtudes y valores cristianos básicos, asumiendo como estilo de vida ser seguidor de Jesucristo. Un cristiano que se sienta llamado a la santidad, que se sienta movido por la acción del Espíritu. Un laico que no solo se nutra y se preocupe de su formación intelectual.

· Comunitaria: La fe se vive en comunidad. Si bien es cierto las necesidades pastorales, han hecho que nuestras estructuras pastorales han ido cambiado muy rápidamente. Hoy ya no podemos quedarnos encerrados ni pensar solo en nuestra parroquia. Hoy la comunidad es mucho más amplia, hoy la comunidad es una zona, es una UPA, es una vicaría, hoy más que nunca debemos y tenemos que sentirnos diócesis. Hoy nuestra comunidad es la diócesis.

· Sacramental: Un laico formado necesita hacer una viva, explícita y operativa profesión de fe. Un laico que, a partir de su entrega a Dios, expresada y vivida en la oración, sepa formular su fe, sepa acogerla y celebrarla en los sacramentos y llevarla a su vida diaria. Debemos entender que los sacramentos nos permiten recordar y celebrar la presencia de Jesucristo y su acción en nosotros. Que nosotros, laicos, entendamos, vivamos y celebremos los sacramentos para ayudarnos a poder transmitir la acción de Cristo a través de cada uno de ellos.

Los laicos necesitan sentirse implicados y corresponsables en el presente y futuro de las necesidades de nuestra diócesis.

Para esto organizaremos el 14 (Carlos Gómez), 21 (Segundo Pérez) y 28 de septiembre (Teresa Nécega) y el 5 de octubre (Mons. Santiago Agrelo) una Escuela de Evangelizadores en Vilalba con el fin de que párrocos y laicos profundicen sobre la necesidad de vivir plenamente los ministerios laicales.

Nos gustaría poder contar contigo y con otras personas que conozcas, por eso agradecemos la difusión que puedas dar a este evento diocesano y os pedimos que os inscribáis enviando un correo electrónico esta dirección vic.evanxelizacionmf@gmail.com

Recibe un cordial saludo

Antonio Valín Valdés
Vicario de Evangelización

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol