Para orar cada día: Sábado

Semana Santa

11 de abril de 2020. Sábado Santo

"El proyecto de Dios no se detiene. Dios actúa utilizando los instrumentos a veces imperfectos, débiles y poco atractivos"

-
 

Comentario

Jesús ha muerto. Todo el día de hoy, su Cuerpo reposa en el sepulcro, frío y sin vida. Ahora nos damos cuenta de lo que pesan nuestros pecados. Jesús ha muerto para redimirnos.

Estamos tristes. La Virgen María también está triste, pero contenta porque sabe que resucitará. Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela.

Pasa el día unido a la Virgen, y con Ella acompáñale a Jesús en el sepulcro. Haz el propósito de correr al regazo de la Virgen cuando te hayas separado de Él.

El Sábado Santo nos debe servir como un tiempo de preparación para vivir intensamente la fiesta de la Resurrección de Jesús porque si Él no hubiera resucitado ciertamente el cristianismo pasaría como una mentira. María, aunque en el silencio, apoya con su fe a cuantos le rodean porque podemos suponer que al ver la firmeza de aquella mujer muchos se habrían consolado.


Pregunta para reflexionar

-


Oración

-

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro