Para orar cada día: Viernes

30 de junio de 2017. Festividad de los Primeros Mártires

Señor, si quieres puedes limpiarme

Mateo 8, 1-4

En aquel tiempo, cuando Jesús bajó del monte, fue siguiéndole una gran muchedumbre. En esto, un leproso se acercó y se postró ante Él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme». Él extendió la mano, le tocó y dijo: «Quiero, queda limpio». Y al instante quedó limpio de su lepra. Y Jesús le dice: «Mira, no se lo digas a nadie, sino vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio».
 

Comentario

'Gracias por limpiarme, Señor'. 'Señor, si quieres, puedes limpiarme', le dijo un leproso a Jesús. '¡Quiero!', al instante. Hoy también nosotros nos ponemos delante del Señor y le mostramos nuestras heridas y lo que en ocasiones, con más o menos frecuencia, nos desasosiega. Los temores, las humillaciones, las incomprensiones, las pobrezas y todos los pecados.

No lo sería fácil al leproso acercarse. Estar enfermo, saberse rechazado por  todos, saber que él tiene motivos para ser rechazado…¡Cuántas veces lo habría intentado con otros, y no le dejaron! Pero espera que Jesús lo acepte. Y así e
 

Pregunta para reflexionar

¿No es verdad que en el fondo, tú también  te sientes leproso, indigno de que nadie te quiera como eres? ¿No piensas: ¡si supiesen cómo soy realmente!...?
 

Oración

Quédate con nosotros, Señor, tú que has partido para nosotros el pan.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz