“Bautizados y enviados”

"Se podría decir que “algo se mueve en la Iglesia”, aunque los medios de comunicación no lo den a conocer al gran público, absorbidos por otros temas de actualidad no menos importantes y de interés general que afectan a nuestra convivencia"

Estamos iniciando un nuevo curso pastoral con una impronta marcadamente misionera y evangelizadora. Dos acontecimientos singulares nos convocan como Iglesia: el “mes extraordinario misionero”, bajo el lema  “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo” con motivo del centenario de publicación de la carta apostólica del papa Benedicto XV en 1919, “Maximun illud”, sobre las misiones, y, por otra parte, el Sínodo para la Amazonía que el papa Francisco ha convocado en Roma.

El mes de octubre siempre se asoció a las misiones, concretamente a la campaña del Domund. En los tiempos que corren, más que un mes o un año, tendríamos que vivir en la Iglesia una época de acción misionera y evangelizadora intensiva. Las misiones no están solo en países lejanos. La misión también la tenemos aquí entre nosotros, en este mundo desarrollado y en esta sociedad del bienestar: ¡cuántas personas necesitan de alguien que les acompañe o simplemente les escuche!; ¡cuántas búsquedas y preguntas sin respuesta acertada sobre el sentido de la vida!; ¡cuánta hambre y sed de Dios aunque no se diga o uno no sea consciente de ello!...

No somos creyentes para nosotros mismos ni la Iglesia está en el mundo para sí misma, sino para ser testimonio y presencia amable, cercana y gratuita de un Dios que es amor compasivo y misericordioso, manifestado en la persona y la vida de Jesús de Nazaret. Por eso todo creyente, todo “bautizado” consciente de su bautismo, ha de sentirse consecuentemente “enviado”.

Y el otro acontecimiento eclesial es la asamblea de la Amazonía que el papa Francisco ha convocado en Roma. Ese territorio inmenso de América del Sur, pulmón del planeta, del que forman parte nueve países -  Brasil y Perú poseen la mayor extensión, seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Francia (Guayana Francesa) y Surinam –, con 34 millones de habitantes, para tratar fundamentalmente dos temas: la evangelización de sus gentes (son 380 comunidades; 140 viven aisladas) y el cuidado ecológico de esta región, el bosque tropical más extenso del mundo, con problemas como la deforestación y, últimamente, los incendios.

No es un tema fácil. El papa Francisco quiere escuchar todas las voces, aunque a veces resulten divergentes y novedosas. Como la voz de la religiosa colombiana, Alba Teresa Cediel, al afirmar que, ante la escasez de sacerdotes en la zona, “nosotras acompañamos a los indígenas: si se necesita que haya un bautismo, nosotras bautizamos; si alguien se quiere casar, nosotras hacemos presencia y somos testigos de ese amor; muchas veces nos ha tocado escuchar en confesión, pero sin dar la absolución”.

Estaremos atentos a lo que vaya saliendo. Seguro que va a ser una asamblea de una gran novedad y riqueza en la Iglesia para abrir nuevos caminos de evangelización en el mundo de hoy.

Para concluir se podría decir que “algo se mueve en la Iglesia”, aunque los medios de comunicación no lo den a conocer al gran público, absorbidos por otros temas de actualidad no menos importantes y de interés general que afectan a nuestra convivencia.

Publicado: 22/10/2019: 883
Antonio Rodríguez Basanta

Xove (1950) - Vicario General - Especialista en Catequética

@tonobasanta