Eucaristía en el 50º aniversario de Cáritas Diocesana

Eucaristía · Autor: Cáritas Diocesana

'Esta celebración sencilla tiene que ser para nosotros un reto y un desafío. Tenemos que seguir creando Cáritas parroquiales', señaló el obispo Sánchez Monge

En la misma, a la que asistieron representantes de los siete arciprestazgos, el  obispo de la Diócesis comenzó su homilía señalando que la caridad  es uno de los pilares fundamentales de la  Iglesia. "Allí donde hay Iglesia, tiene que haber caridad, porque es uno de los elementos fundamentales e la comunidad cristiana"

Responsables y voluntarios de las Cáritas Parroquiales de los siete arciprestazgos de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, así como responsables, técnicos y voluntarios de Cáritas Diocesana se dieron cita el pasado viernes 20 de febrero en la Iglesia Parroquial de Vilalba , en la Eucaristía con la que se daba apertura a los actos del 50 Aniversario de la fundación de Cáritas Diocesana. Una Eucaristía presidida por el Obispo Sánchez Monge y en la que participaron además del Delegado Episcopal de Cáritas Alfonso Gil,  otros siete sacerdotes  de la diócesis.
 

Cáritas es vida y cauce de vida

En la monición de entrada, el delegado episcopal de Cáritas, Alfonso Gil, se refiró al sentido de la celebración  con las siguientes palabras:

"La vida ha de ser siempre celebrada. Y agradecida. Cáritas es vida y cauce de vida: 50 años de ejercicio organizado de la caridad en  nuestra Diócesis es motivo más que suficiente para reconocer que el Señor ha hecho cosas grandes entre nosotros, alegrarnos y reafirmarnos en el camino emprendido. Este es el sentido de la celebración durante este año del 50 Aniversario de nuestra Cáritas Diocesana. Lo inauguramos ahora celebrando la Eucaristía, presencia viva de Jesús que nos convoca, nos alienta y nos envía a los que más necesitan. Quienes hoy participamos aquí nos sentimos representantes de los técnicos y de los voluntarios de las diferentes parroquias que no han podido venir. También de todos aquellos a quienes servimos, cuyos nombres y rostros están en nuestro corazón. Y no olvidamos a tanta buena gente que comparten lo que tienen- y a veces lo que necesitan- para hacer posible la solución de muchos problemas. El tiempo de Cuaresma que estamos comenzando es un marco propicio para revisar actitudes y fidelidades y avanzar en la conversión al Señor y a los hermanos más pequeños. En el camino cargaremos con la cruz, la propia y la de éstos más débiles. En el horizonte percibimos la Pascua, que brota ya en los retazos de Justicia, de dignidad y de fraternidad que vamos construyendo".
 

Donde Hay Iglesia , tiene que haber caridad

En un ambiente emotivo y de celebración de Acción de Gracias, el obispo de la diócesis comenzó su homilía señalando que la caridad  es uno de los pilares fundamentales de la  Iglesia. "Allí donde hay Iglesia, tiene que haber caridad, porque es uno de los elementos fundamentales de la comunidad cristiana. Toda comunidad cristiana que lo quiera ser de verdad, tiene que tener: Anuncio de la palabra de Dios, tiene que tener fe y formación cristiana y catequesis y tiene que vivir la caridad. Antes y ahora en la Iglesia se practica la caridad".

Con respecto a la práctica de la caridad, añadió "Hay una forma de practicar la caridad, organizada  en la que colaboran , directivos, técnicos y voluntarios. Todos al servicio de los más pobres  para una atención más eficaz y que ayude a un proceso de inclusión en la sociedad que no les mantenga para siempre en el proceso de la  marginación y de la exclusión". Pero  antes y ahora, dijo el prelado, " hay mucha caridad practicada en la Iglesia,. Hay una caridad que es silenciosa que no se puede contabilizar pero que está ahí., porque hay muchos que ayudan a los que viven solos o están enfermos  o necesitan una ayuda urgente".
 

Acción de Gracias por los 50 Años de Cáritas Diocesana

"Pero merece la pena celebrar 50 años del establecimiento de Cáritas en nuestra diócesis" , añadió en su homilía Sánchez Monge."Porque hay que agradecer el trabajo de tantas Cáritas parroquiales  que hay en nuestra  diócesis, es por lo que hoy es un día en el que empezamos una Acción de Gracias a Dios, incesante. El Señor está obrando maravillas en el medio de nosotros. Hasta los no creyentes, valoran el trabajo de Cáritas en este mundo de la marginación y de la exclusión. Por eso tenemos que dar gracias al Señor que se sirve de nosotros como instrumentos vivos para que podamos hacer llegar su amor y su ternura entrañable, especialmente a los que más lo necesitan, los pobres , los marginados y los excluidos".
 

Gracias a Dios por los corazones dispuestos a los largo de estos años

"Demos gracias a Dios que siempre ha encontrado  corazones dispuestos a lo largo de 50 años. Los tenemos a todos  y a cada uno de ellos  en nuestro corazón y en nuestra Acción de Gracias. Gracias por tantos equipos directivos como han pasado a los largo de estos años, por tantos que han colaborado como técnicos, como voluntarios; tantos que han colaborado con Cáritas como benefactores; que nos han entregado, algunas veces lo que les sobraba, pero otras veces aquello que necesitaban porque se daban cuenta que había otros que necesitaban más que ellos. Precisamente ahora cuando estamos sufriendo esta crisis tan larga, tan duradera, cuando se han recortado as ayudas oficiales han surgido también nuevos donativos, nuevos socios y otros se han desprendido de algo que podían necesitar para acudir en ayuda de otros más necesitados. Por eso damos gracias a Dios".
 

Tenemos que seguir creando Cáritas Parroquiales

"Pero cumplir 50 años", continuó diciendo el Sr. Obispo," nos obliga también a mirar el presente y poner el futuro en el horizonte. Esta celebración sencilla tiene que ser para nosotros un reto y un desafío. Tenemos que seguir creando Cáritas parroquiales. Nos hemos propuesto que al menos, en las villas haya una Cáritas organizada. Tenemos que poner todos de nuestra parte, por lo que os animo a sensibilizar en ese sentido a las personas que e estén entre vosotros" .
 

Tenemos que dar un paso adelante en el tema de la Evangelización

Conminó el prelado a todos los presentes a dar pasos en el tema de la Evangelización "También tenemos que dar un paso adelante en el tema de la Evangelización. Es necesario que también nuestra acción social, nuestra acción de caridad sea evangelizadora. Para ello cuando nos acerquemos a los pobres, es necesario que sepamos escucharles, acompañarles y estemos tan atentos,  que ellos perciban en nuestra mirada el reflejo del amor de Dios Padre hacia ellos. Por ello esta celebración de los 50 años, puede suponer para nuestra diócesis un paso adelante en nuestra misión de evangelización. Pero tenemos que felicitarnos, porque la Cáritas diocesana y las Cáritas parroquiales , en estos tiempos difíciles, de grave crisis y de urgencias  para la atención primaria, no ha abandonado el tema de la promoción social con cursos y formación a los que lo necesitan para que no nos limitemos a dar peces, sino la caña para aprender a pescar y puedan valerse por sí mismos. Seguid en estos empeños, porque esto es lo que desea el Señor y algún día nos dirá "Tuve hambre  y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber. Pasad al reino que os tenía preparado desde el comienzo del mundo".
 

Acción de Gracias

Ya al final de la misa, la directora de Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol, Josefina Rebés Torras, dio lectura a la Acción de Gracias:

"Hoy es un día para darte gracias, Señor, y proclamar y celebrar que ser voluntarios de Cáritas es una gracia, un don, un regalo, una profunda suerte. Es una suerte tener ojos abiertos para ver el sufrimiento de los pobres, oídos atentos para escuchar su clamor y corazón sensible para conmovernos. Es un regalo salir de nuestras comodidades y seguridades, de tener el ritmo absurdo de una vida vivida sólo para nosotros mismos, y poner lo que somos y tenemos al servicio de los hermanos  tirados al borde del camino, de los que necesitan, de los que son desechados, ignorados y olvidados. Y es una gracia experimentar que, detrás del clamor de los más débiles y pobres, nos sentimos llamados por ti, Dios que tienes entrañas de amor, que te conmueves ante la pobreza y el sufrimiento humano y nos convocas a hacer presente tu Reino construyendo una nueva  humanidad en que los excluidos puedan integrarse en una sola familia humana, sentarse con los hermanos a la mesa y vivir con dignidad.

Desde esta conciencia agradecida,  hoy es también un día oportuno para renovar el gozo de la vocación a la que hemos sido llamados en la Iglesia y en el mundo: Ser instrumentos de la gracia para difundir tu amor y hacer presente en nuestra historia tu rostro misericordioso, Dios de los humildes, defensor de los pequeños. Un día para renovar el gozo de nuestro servicio, la gratuidad de nuestra entrega y decirte una vez más: Señor, aquí estamos, dispuestos y agradecidos porque en el servicio a los pobres has querido contar con nosotros".

Concluido el oficio religioso, los directivos  de las Cáritas Parroquiales recibieron como gesto de agradecimiento a todos los que han pasado por la entidad a lo largo de estos 50 años, una insignia conmemorativa, que también se entregó a los  voluntarios y técnicos asistentes.