La Luz de la Paz partirá desde Vilalba

La delegación de Laicos compartirá la Luz de la Paz de Belén con todas las comunidades de la diócesis

El gesto de entrega tendrá lugar el próximo 19 de diciembre en la iglesia parroquial de Vilalba

Queridos amigos:

Nos ponemos en contacto con vosotros, y lo hacemos con palabras de la Conferencia Episcopal Española (Nota de la CIV Asamblea Plenaria), que dice así:

"Los obispos de la Conferencia Episcopal Española queremos dirigir con humildad a nuestro pueblo un mensaje de aliento y cercanía en estos momentos en los que percibimos una compleja realidad social, que genera en no pocas personas inquietud e incluso desesperanza, especialmente en las más perjudicadas por la crisis. Conocemos de primera mano el sufrimiento de numerosas personas, y también las respuestas solidarias de miles y miles de voluntarios de nuestras diócesis, parroquias y comunidades, que sirven en muchas instituciones de la Iglesia, especialmente Cáritas, ayudando y atendiendo a los más débiles.

Son hombres y mujeres; ancianos y niños, jóvenes y adultos, con nombres y rostros concretos, víctimas de situaciones de pobreza real, de exclusión social, del rama de la inmigración, de precariedad laboral y de la plaga del desempleo, sobre todo juvenil, junto a otras carencias no sólo materiales, sino también afectivas y espirituales. Junto a eficaces políticas de inserción social y de desarrollo sostenible, necesitamos una verdadera regeneración moral a escala personal y social. La vida democrática que, en paz y el libertad, vive nuestro pueblo desde la transición política, se verá así reforzada. La ejemplaridad de los responsables políticos, sociales, económicos y eclesiales, constituirá siempre un elemento imprescindible".

 

El proyecto es una iniciativa de Scouts y Guías de Austria que, con la colaboración de Scouts de diferentes países de Europa y otros continentes, reparten la Luz de la Paz encendida cada año por un niño o niña austriaco en la cueva del Nacimiento de Jesús en Belén.

La distribución de la Luz de la Paz a todos los países participantes se realiza desde Viena. Allí, unas semanas antes de Navidad, se reparte la Luz a todas las delegaciones asistentes para que la hagan llegar a sus respectivos países con un mensaje de Paz, Amor y Esperanza.

También es necesario el aprecio y fortalecimiento de la verdadera institución familiar, escuela de humanidad y núcleo de la sociedad, además de Iglesia doméstica. La unidad y amor de los esposos, la apertura a la vida y su defensa irrenunciable desde la concepción hasta su fin natural, la educación y amor de los hijos, el afecto y respeto a los ancianos serán siempre una de las mayores garantías para una sociedad justa en paz y libertad. A generar este clima social esperanzado, que contribuya al bien de nuestra sociedad, quiere ayudar la Iglesia en la acción evangelizadora de sus pastores y fieles, y en la de sus numerosas instituciones sociales, educativas y caritativas, que muestran el rostro de la Iglesia servidora de nuestro pueblo, especialmente de los más pobres y desvalidos".

En este espíritu de solidaridad y esperanza, creemos importantísimo llevar al mundo la luz de Jesús, llevar su mensaje (Jn 12, 44-47): "Jesús afirmó solemnemente: - El que cree en mí, no solamente cree en mí, sino también en el que me ha enviado; y el que me ve a mí, ve también al que me envió. Yo he venido al mundo como la luz, para que todo el que crea en mí no siga en tinieblas". Un año más os proponemos que la Luz de la Paz de Belén sea un testimonio diocesano; que en nuestras parroquias la Navidad se tiña de Luz y Amor de Cristo y os pedimos encarecidamente que la llevemos a nuestros hogares, colegios, asilos, hospitales, etc... Que seamos emisarios de la Paz y mensajeros de la Buena Nueva a toda la sociedad.

Tendremos una celebración en la parroquia de Sta. María de Vilalba el próximo día 19 de diciembre a las 19:30 h. en la que haremos la presentación de llegada de la Luz de la Paz de Belén a toda la diócesis; todos estáis invitados a venir a recogerla y llevarla a cada comunidad diocesana. Con esto os deseamos a todos que la Luz inunde nuestros corazones y esta Navidad seamos testimonio real del nacimiento de nuestro Señor.

Que Dios nos bendiga con su luz y su amor.

El equipo de la delegación.