Ante el fallecimiento de la profesora María José Suárez y su madre en la parroquia de Cervo

El obispado lamenta y rechaza enérgicamente toda clase de violencia doméstica y se une al sentimiento de pesar de los familiares de las fallecidas

Ante lo sucedido en el día de ayer, que provocó la muerte de María Adela López y María José Suárez en la parroquia de Cervo (Lugo), este Obispado manifiesta lo siguiente:

1. Lamentamos profundamente las muertes violentas de estas dos personas, madre e hija, muy conocidas y apreciadas entre sus vecinos y que llenó de consternación a los habitantes de Cervo y de toda A Mariña.

2. Rechazamos enérgicamente toda clase de violencia doméstica de la que fueron víctimas estas dos mujeres.

3. Nos unimos al sentimiento de pesar de sus familiares, de la comunidad educativa de los Colegios de Alfoz y Valadouro, en donde María Jesús era profesora de Religión católica y, de un modo particular, al de la Unidad Pastoral de Cervo, en donde ella colaboraba activamente como catequista.

4. Pedimos en nuestra oración que el Señor acoja a María Adela y a María José en su Reino, y que a sus familiares y amigos les dé la entereza que nos aporta la esperanza cristiana en Cristo Resucitado.


Mondoñedo-Ferrol, a 15 de enero de 2014