Para orar cada día: Sábado

32ª semana del Tiempo Ordinario

16 de noviembre de 2019. Festividad de Santa Gertrudis

"El discípulo de Jesús debe saber y sentir que Dios toma partido por él en cuanto oprimido y perseguido por causa del Reino"

ES PRECISO ORAR SIEMPRE SIN DESFALLECER

Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, Jesús les propuso una parábola para inculcarles que es preciso orar siempre sin desfallecer. «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: ‘¡Hazme justicia contra mi adversario!’. Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme’».

Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a Él día y noche, y les hace esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?».
 

Comentario

Jesús quiere que despertemos de nuestras torpezas e indiferencias, pero no quiere que nos angustiemos. Su  llegada tarda, se hace esperar, pero no hay que desanimarse, hay que orar. El mismo texto nos lo dice: Jesús quería que entendiesen, que entendamos, que “hay que orar siempre, sin desanimarse”. Para crecer en la fe, en la amistad con Jesús no sirve solamente  rezar de vez en cuando, cuando me apetece, cuando necesito algo. La fe crece con la fidelidad en la oración. Sin embargo en muchas ocasiones rezar se convierte en un trabajo duro, incluso repelente...

La lección esencial que nos da Jesús con la parábola no es sólo la perseverancia en la oración sino también la certeza  de ser atendidos.  Dios no es un juez injusto, es Padre bueno y generoso, que nos da todo antes de pedir nada, pero Jesús, sin embargo, nos invita a orar siempre.

Él rezaba para dar gracias a Dios, para pedir fuerzas a su Padre, para desahogarse con Él, para tomar decisiones con acierto... para sentirse amado y amar a su Padre.


Pregunta para reflexionar

¿Podría mi fe desmoronarse bajo los golpes de la duda? ¿Qué voy hacer hoy para alimentar mi fe?


Oración

Si nos pides esto, Señor Jesús, es porque tú mismo lo has hecho también.
Orabas sin cesar día y noche. No nos pides nada imposible.
Concédenos el regalo de la perseverancia para rezar siempre.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro