Ramón Otero: "Detrás de cada X hay una historia"

Ramón Otero, ecónomo diocesano

Campaña de la Renta 2015

A partir del 7 de abril la Agencia Tributaria pondrá a disposición de los contribuyentes el borrador o los datos fiscales de la Declaración del IRPF.

"Siempre hemos de tener en cuenta que, señalar esa casilla, no nos cuesta nada más que una voluntad positiva: no nos devolverán menos ni pagaremos más"

Como cada año la primavera nos trae la obligación de realizar la Declaración de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Un deber ciudadano que hace posible que el Estado pueda cumplir sus proyectos al servicio de la sociedad.

Mirando a las necesidades del país comentamos, con frecuencia, que, si de nosotros dependiese, emplearíamos el presupuesto  de una forma diferente, dotando más ampliamente unos capítulos del mismo y rebajando otros que nos parecen prescindibles; nos gustaría, en resumidas cuentas tener alguna mayor influencia en la decisión de cómo se gastan nuestros impuestos. Pues bien, en este sentido, aunque en una mínima proporción, se nos da esta posibilidad, en la atribución del 0,7 % de la cuota de nuestra Declaración de la Renta, destinándola al Sostenimiento de la Iglesia, e, incluso, duplicando ese 0,7% marcando la casilla de la “Iglesia Católica” y la de ” Otros fines sociales”.

La Iglesia en esta nueva campaña del IRPF apela a nuestra generosidad y responsabilidad anunciándonos que, con ese sencillo gesto “contribuimos a una gran labor”. La campaña que tanto a través de los medios de comunicación como mediante la información directa desde las parroquias se está llevando a cabo quiere acercarnos tanto las necesidades como el destino y realizaciones que con ese gesto podemos financiar.

Hay margen para mejorar y de una manera especial en nuestra comunidad autónoma que está situada en la parte baja en los porcentajes contribuyentes que marcan la casilla de la Iglesia Católica y eso, creemos que no se debe por lejanía o desafección sino, más bien, por inadvertencia o dejadez.

Una vez más apelamos a la responsabilidad y generosidad de todos los contribuyentes para que no olviden la labor de la Iglesia en el momento de confirmar el  borrador de la Agencia Tributaria y de efectuar su declaración personal, la Iglesia y todos los que a través de ella reciben los servicios religiosos, educativos, asistenciales o de cualquier otro tipo se lo agradecerán.

Siempre hemos de tener  en cuenta que, señalar esa casilla no nos cuesta nada más que una voluntad positiva: no nos devolverán menos ni pagaremos más.

En esta Campaña del IRPF seamos responsables y generosos.

Contacta con tu diócesis aquí