Los Derechos Humanos, hilo conductor de la XXIII Escuela de Verano de Cáritas

El programa de formación abordará desde diversos enfoques la opción por la defensa de los derechos propuesta por los obispos en la reciente Instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres

350 de agentes de toda la Confederación Cáritas en España están participando desde el 1 de julio en la localidad madrileña de El Escorial

La densa oferta formativa programada para la XXIII Escuela de Verano de Cáritas, cuyas sesiones tiene lugar en la localidad madrileña de El Escorial entre el 4 y el 11 de julio, gira en esta edición en torno a los derechos humanos.

Se trata de un hilo conductor inspirado en la propuesta que los obispos españoles lanzan en la reciente Instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, cuando nos invitan a afrontar “el reto de ejercer una caridad más profética” y a “no callar cuando no se reconocen ni respetan los derechos de las personas, cuando se permite que los seres humanos no vivan con la dignidad que merecen”.
Llamada de la Iglesia al compromiso social.

Bajo el lema “Porque SÍ hay derechos. Son humanos. Son para todas las personas. Ante cualquier situación. En todo lugar”, a través de 18 cursos, estructurados en dos módulos, se abordará esta opción por los derechos que se señala en la citada Instrucción cuando recuerda que “el compromiso social en la Iglesia no es algo secundario u opcional sino algo que le es consustancial y pertenece a su propia naturaleza y misión. El Dios en el que creemos es el defensor de los pobres. La Iglesia nos llama al compromiso social. Un compromiso social que sea transformador de las personas y de las causas de las pobrezas, que denuncie la injusticia, que alivie el dolor y el sufrimiento y sea capaz también de ofrecer propuestas concretas que ayuden a poner en práctica el mensaje transformador del Evangelio y asumir las implicaciones políticas de la fe y de la caridad”.
 

La Escuela, lugar privilegiado de Cáritas

En esta cita anual de formación, El Escorial se convierte en un mosaico de agentes de Cáritas, donde personas voluntarias, contratadas, directivos y sacerdotes se reúnen para aprender unos de otros, mejorar su respuesta a las situaciones de precariedad social, alimentar la y el compromiso, y seguir tejiendo la red de servicio a los más pobres que es la Confederación Cáritas en nuestro país.

De hecho, la Escuela de Verano es un lugar privilegiado de Cáritas para alentar, motivar, sostener y vivir en comunidad la llamada al compromiso de sus agentes, junto al cultivo de una honda espiritualidad y los espacios de formación e intercambio de experiencias.

Cada uno de los dos módulos de la escuela será inaugurado por Luis Ventura, coordinador en Cáritas Española en la REPAM (Red Eclesial PanAmazónica), quien desarrollará la ponencia “Derechos Humanos y cuidado de la Creación: una mirada desde la Amazonia”.
 


Escuela de la Caridad 2015

Previamente a la Escuela de Verano, desde el pasado 29 de junio y hasta mañana, 3 de julio, se desarrollan también en El Escorial las sesiones de la Escuela de la Caridad 2015, que es un espacio formativo de tres años dirigido a profundizar en los contenidos teológicos y pastorales del ser y hacer de Cáritas.

Bajo el lema general “El servicio de la caridad en nuestro mundo”, los tres cursos programados este año abordarán las cuestiones “El Servicios de la caridad en un mundo globalizado: pobreza y evangelización”, “La intervención de la comunidad ante la pobreza y la exclusión social” y “Los agentes y animadores de la Caridad en la comunidad eclesial y en Cáritas en particular”. El programa se completa con un seminario dirigido a ex alumnos de la Escuela sobre lectura creyente de la realidad titulado “La alegría del Evangelio en nuestra acción social”.

Los contenidos de cada uno de los cursos serán desarrollados por un nutrido panel de expertos, como Fernando García Cadiñanos, Diego Molina, Jacinto Núñez, Francisco J. Andrades, Daniel Izuzquiza, Guillermo Fernández Maíllo, Ximo García Roca, Fidel García, Agustín Rodríguez Teso, Víctor Renes, Vicente Altaba, Francisco Maya, Vicente Martín y Rosaura de Jesús.