El Camino Norte: una experiencia siempre enriquecedora

Antonio Rodríguez Basanta · Autor: COPE Ribadeo

Santa Iglesia Catedral de Mondoñedo, miércoles 29 de julio de 2015

Intervención del Administrador diocesano en el acto conmemorativo de la declaración como Patrimonio de la Humanidad de los Caminos del Norte

Sr. Presidente de la Xunta de Galicia.
Sra. Alcaldesa de Mondoñedo y Presidenta de la Excma. Diputación de Lugo.
Sres. Alcaldes, representantes y amigos del Camino Norte.
Sr. Obispo de Lugo, membros del Cabildo mindoniense, sacerdotes, vecinos de
Mondoñedo, peregrinos y visitantes ocasionales de esta ciudad y de su Catedral-Basílica.

Muchas gracias por estar aquí en este acto institucional con motivo de la declaración de la Unesco como Patrimonio Universal de la Humanidad del Camino Norte, que incluye el reconocimiento de nuestra Catedral, como también el Camino Primitivo incluye el reconocimiento de la Catedral de Lugo.

Muchas gracias evidentemente –así lo manifestamos los miembros del Cabildo mindoniense el pasado día diecisiete- a todos los organismos, entidades y personas particulares voluntarias que hicieron posible este reconocimiento.

Reconocer universalmente el Camino Norte no solo supone poner en valor esta zona norte de nuestra Galicia con sus paisajes, sus gentes, su patrimonio histórico, cultural y religioso, desconocidos para mucha gente, sino que ofrece un estímulo para quien, rompiendo la inercia y la rutina de un estilo de vida excesivamente marcado por una sociedad en la que prima el rendimiento económico y el consumismo, quiere encontrarse consigo mismo y vivir a fondo una experiencia existencial y religiosa, siempre enriquecedora para la persona.

Como nos acaba de decir el papa Francisco en su carta encíclica Laudato si’: “Una ecología integral implica dedicar algo de tiempo para recuperar la serena armonía con la creación, para reflexiona acerca de nuestro estilo de vida y de nuestros ideales, para contemplar al Creador, que vive entre nosotros y en lo que nos rodea” (nº 225).

Que el apóstol Santiago, el “amigo del Señor”, acompañe en su peregrinar a cuantos se animen a emprender su camino por estas tierras de San Rosendo. Que sepan que nos honran con su presencia y que serán bien acogidos en su recorrido.

Muchas gracias a todos.

Antonio Rodríguez Basanta,
Administrador Diocesano de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol