Teresa Pérez: "Queremos hacer un llamamiento a la sensibilización ante este drama humano"

· Autor: www.agenciasic.com

Nota de la Delegación diocesana de Manos Unidas ante el drama de los refugiados

Manos Unidas de Mondoñedo-Ferrol informa:

"Atendiendo a las llamadas de personas que quieren colaborar en la ayuda a los refugiados que huyen de guerras y persecuciones, especialmente desde Siria, queremos informar que:

Manos Unidas lleva varios años apoyando proyectos de acogida de refugiados en países cercanos a Siria e Iraq, dos de las zonas de conflicto. Para colaborar con estos proyectos se puede realizar un ingreso en cualquiera de las cuentas de Manos Unidas poniendo en concepto: “Refugiados” o bien darnos su número de tarjeta.

En la actualidad estamos colaborando en una actuación de EMERGENCIA PARA REFUGIADOS IRAQUÍES EN ZARQA (Jordania) que tiene un importe de 77.922 euros e identificando nuevos proyectos de apoyo a refugiados.

Jordania es uno de los países que más refugiados recibe. Manos Unidas apoya económicamente la acogida de 4.000 de estos refugiados. Se les proporciona alimentación, agua, artículos de higiene, atención sanitaria y psicológica".
 

Manos Unidas ante la crisis de los refugiados: apelamos a la justicia y a la solidaridad

Manos Unidas apela a los gobernantes europeos para que no hagan oídos sordos al clamor de justicia y solidaridad que ha surgido entre los ciudadanos ante la mal llamada “crisis de refugiados”. 

Desde la perspectiva que nos otorga nuestro trabajo con las personas más empobrecidas del sur, hacemos un llamamiento para que se combatan las causas que producen flujos migratorios como el de las últimas semanas.  El discurso del miedo y las fronteras cerradas no son más que el resultado de una política de migraciones fallida, basada en leyes que parecen olvidar la dignidad de las personas y los Derechos Humanos, que a todos nos amparan.

La experiencia nos dice que esta no va a ser la última crisis de refugiados. En Manos Unidas trabajamos desde hace años, y seguiremos trabajando mientras sea necesario, para apoyar a esas personas que lo han dejado todo atrás huyendo de la barbarie y la sin razón de la guerra, tanto en los países en conflicto como en las naciones que, generosamente, y a pesar de las muchas dificultades, llevan años acogiendo a quienes llaman sus puertas pidiendo refugio. 

Además, apoyamos proyectos de ayuda al refugiado en otros países de nuestro convulso mundo, que por su lejanía no suponen un “peligro” para nuestro modo de vida.

Desde Manos Unidas, sabedores de que los muros y fronteras no son la solución y que apelar al miedo, a la seguridad y al bienestar de unos frente a la lucha por sobrevivir de otros tampoco; pedimos un esfuerzo conjunto para terminar con los motivos que llevan a miles de personas a dejar todo atrás en busca de ese horizonte de libertad que se encuentra más allá de las vallas y las fronteras.  Reclamamos un modo concreto de actuar: más inversión en programas de Cooperación Internacional y más Ayudas al Desarrollo con los que atajar el problema desde la raíz. Exigimos un trabajo serio y eficaz para evitar las guerras, el hambre, la corrupción, las persecuciones religiosas e ideológicas y los conflictos, causados, en gran medida por la pobreza y la injusticia, ante los que tantas veces nos mostramos indiferentes.