Ramón Otero: 'Estudios Mindonienses sigue siendo fiel a la idea que lo concibió'

El director del anuario presenta el nuevo volumen (31, 2015)

"Este voluminoso número lo ofrecemos con alegría a todos nuestros amigos y suscriptores, en este momento histórico en el que la diócesis de Mondoñedo-Ferrol espera ilusionada la designación de un nuevo pastor, al que acogeremos con amor de hijos"

Me complace hondamente realizar la presentación del anuario Estudios Mindonienses, volumen 31, correspondiente al año 2015.

Una presentación que, desde el ya lejano 1984, en el que la escribe el entonces obispo diocesano, el recordado don Miguel Ángel Araújo Iglesias (q.e.p.d.), quien impulsa la creación de este Anuario de Estudios Histórico-Teológicos de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol, ha sido realizada, salvo en muy contadas excepciones, por el prelado diocesano.

Cuando todavía estábamos realizando el proceso de recopilación de trabajos para el presente volumen, su santidad el papa Francisco nombraba obispo de Santander a monseñor Manuel Sánchez Monge, quien tomaba posesión de su nueva diócesis el 30 de mayo pasado. Él, que ha impulsado con generosidad y entusiasmo la continuidad de este anuario, a pesar de que los recursos diocesanos no son ajenos a la crisis económica que todavía sufrimos y el mecenazgo que sostenía esta publicación en épocas anteriores haya desaparecido, lo presentó ininterrumpidamente a lo largo de los diez años de servicio pastoral en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol.

Con el recuerdo entrañable y agradecido, sea este volumen 31 ofrenda y homenaje al que fue pastor solícito en las diversas facetas de la acción pastoral; trabajador incansable en la formación cristiana de su diócesis a través de sus numerosas cartas pastorales y libros publicados en este decenio; un trabajador nato y servidor laborioso y preocupado por la tarea encomendada, tal y como lo retrataba el actual administrador diocesano en la semblanza del día de su despedida. Este volumen se debe a su impulso. Por ello, le pertenece.

El volumen correspondiente a este 2015 pretende seguir siendo fiel a la idea que lo concibió desde su nacimiento: “Una publicación de estudios histórico-teológicos que tiene como centro de atención la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, aunque sin circunscribirse exclusivamente a ella”. Con una simple mirada a su índice podremos descubrir que priman, sin duda, los temas histórico-artísticos sobre los teológicos.

Se abre este número con el estudio del doctor José Antonio Grela Martínez, “Gonzalo de Solórzano y su visita pastoral a la diócesis de Mondoñedo”; fruto de esta visita pastoral será su obra “Homo Christianus”, de la que se transcribe íntegramente el libro primero, que nos presenta la preocupación catequética que emana del Concilio de Trento. Gonzalo de Solórzano fue el primer obispo mindoniense después del mismo (1567-1570). En el aspecto netamente teológico se encuadra el que ofrece el profesor y doctor Benito Méndez Fernández, “Iglesia y credibilidad. Apuntes pastorales para una visión de futuro a la luz de la Exhortación Evangelii Gaudiun del Papa Francisco”. Muy centrado en la historiografía local está el estudio del profesor Rafael Usero González, “Los Montojo: una estirpe famosa, de origen netamente cedeirés”.

Un conjunto de trabajos, aunque más breves, no por ello exentos de interés, ya que ponen a disposición de los estudiosos aportaciones verdaderamente desconocidas que nos servirán para interpretar más ajustadamente la historia de las manifestaciones artísticas inmateriales: el de Patricia Rejas Suárez, “El catálogo del archivo musical del Monasterio de Valdeflores. Vivero (Lugo)”; y materiales: los del profesor Pedro Javier González Rodríguez, “Noticias sobre la autoría, la construcción y el estilo del desaparecido retablo mayor de la Capilla de Dolores de Ferrol” y “Pequeña historia de la Capilla de Nuestra Señora del Socorro”. Para entender esta iglesia del Ferrol Vello, ofrecen una documentación muy novedosa los investigadores José López Hermida y Carmen Perales Garat,Algunas puntualizaciones sobre la construcción de la Capilla del Socorro de Ferrol”. Cierran este apartado el profesor y académico Álvaro Porto Dapena, “Sobre el topónimo ‘Valdoviño’”, y los investigadores Juan Burgoa Fernández y Carlos de Aracil Rodríguez, “Vida y obra en Ferrol de Dionisio Sánchez Aguilera”.

Mención aparte y muy destacada merece el trabajo recopilatorio realizado por el actual secretario y bibliotecario del anuario, Carlos Alonso Charlón, “El catálogo de publicaciones periódicas de la hemeroteca de Estudios Mindonienses (1985-2015)”. Una tarea minuciosa que evidencia el alcance que ha logrado el intercambio de nuestra publicación, a la vez que brinda a las personas interesadas en los más diversos saberes una guía para la utilización de tantas publicaciones acopiadas en la sede de Estudios Mindonienses.

Se cierra este volumen con la “Relación de libros publicados sobre Galicia en el año 2014”, de José Luís López Sangil, y dos recensiones a cargo del profesor Carlos de Castro  Álvarez.

Este voluminoso número lo ofrecemos con alegría a todos nuestros amigos y suscriptores, en este momento histórico en el que la diócesis de Mondoñedo-Ferrol espera ilusionada la designación de un nuevo pastor, al que acogeremos con amor de hijos.

Ferrol, 6 de noviembre de 2015

Ramón Otero Couso
Director de Estudios Mindonienses