Nota de prensa sobre las Jornadas de Delegados de Enseñanza

En las jornadas han participado 70 personas procedentes de 52 diócesis · Autor: CEE

En esta ocasión, el encuentro, que reúne anualmente a los responsables de Enseñanza en las diócesis, abordó el tema: “Ante los nuevos retos de la situación política y social”

En los días 4-6 de febrero tuvieron lugar las jornadas nacionales de vicarios y delegados de enseñanza en Madrid. Han participado 70 personas procedentes de 52 diócesis y han estado presididas por los obispos de la Comisión Episcopal de Enseñanza. A lo largo de ellos se abordó la tarea educativa que tiene la Iglesia ante los nuevos retos de la situación política y social. Para profundizar en esta misión, que los últimos Papas han subrayado como urgente y prioritaria, la Comisión Episcopal de Enseñanza invitó a tres ponentes que impartieron tres conferencias.

La primera, a cargo de Mons. D. Fernando Sebastián, se centró sobre la interdependencia y relación estrecha que existe entre educar y evangelizar. Con inteligencia y clarividencia, Mons. Sebastián subrayó la responsabilidad que tienen los colegios católicos en la formación de sujetos cristianos, que con una clara pertenencia eclesial, construyan la sociedad y colaboren al bien común desde la propia fe. Reclamaba a una unidad de todas las personas cristianas implicadas en tareas educativas ante esta urgencia, sin olvidar que no hay verdadera labor docente si no es evangelizadora. Todos estamos llamados a testimoniar la fe que vivimos.

Eugenio Nasarre afrontó en su discurso los retos que plantea la situación política de nuestro país después de las elecciones generales. Después de iluminar las circunstancias actuales con ayuda de los sucesos de la Restauración y de la Transición democrática de nuestro país, abordó la crisis del 2008-2014 y las consecuencias que se han derivado de ella no sólo a nivel político, sino también social y cultural. Defendió la libertad de enseñanza, que permita elegir a los padres la educación que quieren para sus hijos, como se afirma en el art. 27 de nuestra Constitución, frente a los aires estatalistas que manifiestan algunas propuestas de los partidos políticos. Entre las tareas urgentes que indicó están: el fortalecimiento de la identidad católica de las escuelas que han nacido dentro del seno de la Iglesia y un trabajo más sistemático con las familias.

La última ponencia, impartida por D. Ángel Cordovilla, llevaba por título “Religión en la escuela: ¿Privilegio, derecho, necesidad?”. En ella, el profesor de Comillas destacaba el sentido religioso como dimensión constitutiva del hombre y origen de la cultura. La sociedad actual está en un proceso de des-secularización, con un renacimiento de la religiosidad difusa. En su argumentación mostraba con claridad cómo es imposible la separación entre religión y sociedad, a pesar del erróneo proceder de los poderes políticos que intentan marginar lo religioso a la esfera de lo privado. No se debería olvidar jamás que el Estado está al servicio de la sociedad, y no para afirmar una ideología que se quiere imponer sobre las personas. Abogó por una presencia de la enseñanza religiosa en la escuela, tanto desde la fenomenología e historia de las religiones como de la fe confesional, según la cosmovisión y valores en los que los padres quieran educar a sus hijos. A la conclusión de su intervención proponía “defender la presencia del estudio de la religión en la escuela pública como servicio al hombre y a la sociedad contemporánea. No se trata de defender un privilegio eclesial, sino de poner al hombre ante la verdad de la vida. De ahí que a la vez que es un derecho fundamental amparado en el derecho a la libertad religiosa y el derecho a la educación, es una necesidad para alcanzar el desarrollo pleno de la persona humana”.

Las jornadas se han desarrollado en un clima de convivencia fraterna y de un diálogo intenso con los ponentes y entre los participantes. La tarea educativa aparece siempre con una mayor urgencia. Esperemos que la comunidad eclesial responda con inteligencia y prontitud asumiendo la responsabilidad que tiene en la construcción social y en la colaboración al bien de todos los hombres.

Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza