Apostando por la salud de las personas

· Autor: Shawna Zylenko

El papa Francisco instituye un dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Carta de la delegada diocesana de Pastoral de la Salud en la presentación del curso 2016-2017

El curso 2016-17 tendrá como fondo el tema “Pastoral de la salud y ecología integral. Cuidar la tierra, cuidar personas”. Tomaremos como referencia  la carta encíclica “Laudato si” además del material que, a partir de diciembre y para la campaña específica de febrero a mayo, nos aporte el departamento de la Conferencia Episcopal Española.

Como decíamos en el comunicado final de las Jornadas Nacionales, celebradas el pasado septiembre en Madrid, “hemos querido acercarnos con una mirada integral a nuestra realidad social, a la situación medioambiental y a los retos que hoy nos presenta el cuidado de nuestra casa común y de quienes vivimos en ella”.

Degradar el mundo es degradar la salud y provocar enfermedad. Por tanto, cuidar de la tierra es apostar por la salud de las personas. Ante esta realidad, como agentes de Pastoral de la Salud sentimos la responsabilidad de hacer presente esta concepción socio-ambiental en nuestros ámbitos de misión: hospitales, residencias, domicilios, parroquias. Entendiendo por Salud el conjunto de relaciones armónicas entre Dios, la Creación y la humanidad. Nuestra misión no es sólo cuidar a las personas enfermas, sino promover vida. Llevar a todos al encuentro con Jesucristo que ha venido a  “dar vida, y vida en abundancia”.

OBJETIVO GENERAL
·Trabajar desde nuestros ámbitos estilos de vida saludables en armonía con la creación.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
· Formación y creación de nuevos grupos de pastoral de la Salud
· Fomentar las relaciones entre otros grupos, jóvenes enfermos otras asociaciones de enfermos.

LÍNEAS DE ACCIÓN
· Trabajar conjuntamente con otros grupos ya existentes en la Diócesis, Hospitalidad de Lourdes, asociaciones  de enfermos, grupos de personas con alguna discapacidad.
· Fomentar el voluntariado desde las parroquias y creación de nuevos grupos.

En cuanto a la formación durante este mes de octubre y noviembre, terminaremos el temario del curso pasado, “María Icono de la Confianza y del acompañamiento”. A partir de diciembre contaremos con el material referente al tema de este año. Para los grupos de nueva creación y con necesidades formativas más específicas en la delegación hay bastante material a vuestra disposición.

Os va un adelanto de la programación, tanto a nivel nacional como regional, y lo que a nivel diocesano nos gustaría poder hacer.

Desde aquí os invito a que este curso lo comencemos todos juntos con nuestro obispo el día 22 de octubre en Mondoñedo, donde todos los grupos juntos seremos “enviados”.

Agradecidos al Señor por elegirnos para hacer presente un poquito de su misericordia en nuestro mundo, que tengamos un buen curso. Un saludo para todos.

Ana García Heras Martín  
Delegada Diocesana De Pastoral de la Salud

 

CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO» DEL SUMO PONTÍFICE FRANCISCO CON LA QUE SE INSTUTUYE EL DICCASTERIO PARA ELS ERVICIO DE DESARROLLO HUMANO INTEGRAL

En todo su ser y obrar, la Iglesia está llamada a promover el desarrollo integral del hombre a la luz del Evangelio. Este desarrollo se lleva a cabo mediante el cuidado de los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación. El Sucesor del Apóstol Pedro, en su labor de promover estos valores, adapta continuamente los organismos que colaboran con él, de modo que puedan responder mejor a las exigencias de los hombres y las mujeres, a los que están llamados a servir.

Con el fin de poner en práctica la solicitud de la Santa Sede en los mencionados ámbitos, como también en los que se refieren a la salud y a las obras de caridad, instituyo el Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral. En modo particular, este Dicasterio será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura.

En el nuevo Dicasterio, regido por el Estatuto que con fecha de hoy apruebo ad experimentum, confluirán, desde el 1 de enero de 2017, las competencias de los actuales Consejos Pontificios que se indican a continuación: el Consejo Pontificio Justicia y Paz, el Consejo Pontificio «Cor unum», el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y el Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud. En esa fecha, estos cuatro Dicasterios cesarán en sus funciones y serán suprimidos, quedando abrogados los artículos 142-153 de la Constitución apostólica Pastor Bonus.

Cuanto deliberado con esta Carta apostólica en forma de «Motu proprio», ordeno que entre en vigor de manera firme y estable, no obstante cualquier disposición contraria, aunque sea digna de particular mención, y que sea promulgada mediante publicación en L’Osservatore Romano y, posteriormente, en Acta Apostolicae Sedis, entrando en vigor el 1 de enero de 2017.

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 17 de agosto de 2016, Jubileo de la Misericordia, cuarto de mi Pontificado.

Francisco