Eliseo Ruiz de Cortázar, era un buen hombre, un buen sacerdote, un santo moderno

Artículo publicado en el portal www.galiciaartabradigital.com

Su entrega en las tareas que emprendía hace que aun hoy, case treinta y cuatro años después de su muerte, sea recordado por muchos vecinos de Caranza con un enorme cariño

Eliseo Ruiz de Cortázar, más conocido como Cuco, nació en Ferrol el 8 de marzo de 1931 y murió en la misma ciudad el 23 de abril de 1978, fue un sacerdote próximo al movimiento obrero

Estudió la carrera de perito mercantil y comenzó a trabajar en la empresa de su familia en el puerto de Ferrol, posteriormente se licenció en Filosofía y Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca . Se ordenó sacerdote el 15 de julio de 1962, volviendo a la zona de Ferrol, donde ejerció en Santa Marta de Ortigueira y en la Concatedral de San Xulián de Ferrol.

En 1970 se trasladó a Madrid, donde se hizo cargo de la Consejería Nacional de la JOC, regresó a Galicia en 1974.

Ejerció principalmente en San Xiao, que era su parroquia natal y en San Pío X de Caranza, hasta su muerte por una dolencia hepática el 23 de abril de 1978, a los 47 años de edad.

Colaboró en 1974 en la creación de una comisión llamada “Servizos á Comunidade”, compuesta por vecinos de Caranza y de otras parroquias. De esta comisión surgió la asociación de vecinos del barrio de Caranza, que recibió el nombre de “Cuco Ruiz de Cortázar” en homenaje a este sacerdote cuya muerte prematura le impedió que viese los muchos frutos de su intenso trabajo.

Además de la organización vecinal y de las labores propias de su condición religiosa, Cuco se encargó de la atención a personas mayores, de la alfabetización de adultos, de la promoción de la lengua y la cultura gallegas y de solucionar los problemas de cuantas personas requiriesen de su ayuda. Su entrega en las tareas que emprendía hace que aun hoy, case treinta y cuatro años después de su muerte, sea recordado por muchos vecinos de Caranza con un enorme cariño y una gran admiración

Cuco fue el hijo de un consignatario republicano que consagró su vida a servir a los demás. Cuentan que conjugaba la mística con el marxismo y se puso al frente del movimiento vecinal de Caranza, una barriada humilde y obrera, para hacer colectas solidarias y alfabetizar a los gitanos“, dicen de él sus amigos y compañeros .

Era un buen hombre, un buen sacerdote, para muchos un santo moderno.

Publicado: 08/03/2018: 1024
Otras firmas

Artículos de opinión relacionados con la diócesis de Mondoñedo-Ferrol