Para orar cada día: Martes

27 de junio de 2017. Festividad de San Cirilo de Alejandría

No deis a los perros lo que es santo

Mateo 7, 6.12-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen. Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas. Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que lo encuentran».
 

Comentario

Cristo es la puerta y el camino de la vida y para que el alma deambule por ella con libertad y provecho debe desnudarse de todas las cosas sensuales y temporales amando a Dios sobre todas ellas. Es decir, no se trata tanto de que el camino sea estrecho o complicado, sino más bien de cuál es nuestra disposición y nuestra calidad de sentimientos y de voluntad.

Tenemos que preguntarnos con determinación cómo podemos ser capaces de liberar nuestro corazón y todo egoísmo, cómo aprenderemos a distinguir en nuestros sentimientos y determinaciones lo fundamental  de lo accesorio, cómo seguiremos a Cristo de tal manera que su palabra sea nuestra guía y nuestro apoyo. Sólo entonces podremos convertirnos en testigos de Cristo en medio de nuestros hermanos y ayudarles a caminar en este mundo, con la limosna, el acompañamiento, la palabra y la paz que siempre debe permanecer con nosotros.
 

Pregunta para reflexionar

Tratar a los demás como quiero que lo hagan conmigo. ¿Lo hago? La puerta eres tú, y es estrecha; es decir, es vivir como tú has vivido tus años en la tierra y como tú nos has enseñado, ¿vivo así?
 

Oración

Aprendamos, Señor, a ser enfermos con los enfermos y  afligidos con los afligidos.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz