Para orar cada día: Lunes

32ª semana del Tiempo Ordinario

11 de noviembre de 2019. Festividad de San Martín de Tours

"La corrección fraterna si se realiza con prudencia y con la delicadeza que brota del amor, va de la mano del perdón y la generosidad de corazón. Debemos hacer nuestra la petición de los discípulos"

SI PECA CONTRA TI SIETE VECES AL DÍA (...), LE PERDONARÁS

Lucas 17, 1-6

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños. Cuidaos de vosotros mismos.

»Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale. Y si peca contra ti siete veces al día, y siete veces se vuelve a ti, diciendo: ‘Me arrepiento’, le perdonarás».

Dijeron los apóstoles al Señor; «Auméntanos la fe». El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: ‘Arráncate y plántate en el mar’, y os habría obedecido».
 

Comentario

Hoy Jesús nos presenta el tema de la responsabilidad. Nos dice que no somos responsables sólo de nosotros mismo: existe a nuestro alrededor toda una zona de influencia, influimos tanto en el bien que se hace en ella como en el mal. Es un fenómeno de solidaridad. Nosotros en muchas ocasiones no valoramos las consecuencias de lo que hacemos y decimos en las personas que nos ven y nos oyen.

Jesús es muy riguroso a la hora de defender a los “pequeños”, a todos los pobres, a la masa de gentes ignorantes, de gente sencilla.

El amor sin límites es la característica del amor cristiano. Jesús al pedirnos que perdonemos al hermano que nos ha ofendido, no piensa en una comunidad ideal y sin historia, piensa en una comunidad en la que las personas se ofenden unas a otras y Jesús nos pide que perdonemos siempre. Algo muy difícil pero esencial al cristianismo. Es lo que hace con nosotros nuestro Padre del cielo.

Las palabras de Jesús hacen reflexionar a los apóstoles y le dicen: “Auméntanos la fe”. Se dan cuenta de la exigencia que les presenta. También a nosotros la palabra de Dios nos debería llevar a una oración de este tipo.
 

Pregunta para reflexionar

En mi vida, ¿he sido alguna vez motivo de escándalo para mi prójimo? O alguna vez los demás ¿han sido motivo de escándalo para mí? ¿Soy capaz de perdonar siete veces al día al hermano o a la hermana que me ofende siete veces al día?
 

Oración

Señor, aumenta nuestra poca fe. Fe en tu presencia en medio de nosotros. Fe en la buena voluntad y en la bondad de los demás.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro