Para orar cada día: Miércoles

26 de julio de 2017. Festividad de los Santos Joaquín y Ana

Una vez salió un sembrador a sembrar
Mateo 13, 1-9

En aquel tiempo, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del mar. Y se reunió tanta gente junto a Él, que hubo de subir a sentarse en una barca, y toda la gente quedaba en la ribera. Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar. Y al sembrar, unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron. Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, y brotaron enseguida por no tener hondura de tierra; pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener raíz, se secaron. Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. El que tenga oídos, que oiga».
 

Comentario

En la parábola del sembrador, como la vida misma, el Señor nos presenta nuestra pasión por Dios y nuestra pasión por su pueblo. Enamorados de Cristo sembramos su Evangelio en los diferentes ambientes en los que vivimos, atentos al camino, las piedras, las zarzas y la tierra buena. No se puede sembrar de cualquier manera. Ojo a la infidelidad, la indiferencia, la aridez y el corazón que no ama. Mis padres, trabajadores, siempre nos enseñaron que cuando sembramos, hay que hacerlo con alegría y esperanza. Que nos ayuden san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen María.
 

Pregunta para reflexionar

¿Ha perdido fuerza el evangelio? ¿Por qué tanta gente no lo escucha ni parece interesarle? Todos debemos escucharla y orar con ella, ponernos en contacto con Cristo y aceptar sus exigencias, una y otra vez. ¿Qué quieres que haga hoy al escucharte?
 

Oración

La Palabra de Dios hace crecer, da vida. Solo quien tiene alma viva puede tener oídos para palabras vivas. Te pido, Señor esos oídos.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz