Para orar cada día: Jueves

27 de abril de 2017. Festividad de la Virgen de Montserrat

El que cree en el Hijo tiene vida eterna

Juan 3, 31-36

El que viene de arriba está por encima de todos: el que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo, da testimonio de lo que ha visto y oído, y su testimonio nadie lo acepta. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios, porque da el Espíritu sin medida. El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; el que rehúsa creer en el Hijo, no verá la vida, sino que la cólera de Dios permanece sobre él.
 

Comentario

Dios es el que está continuamente viniendo. Jesús es el que viene de Dios, del Padre, del cielo, de lo alto. Viene  de la condición y posición más excelsa y privilegiada que los hombres religiosos han podido pensar. Es decir, ha abandonado su gloria, sus privilegios, su condición excelsa, sus poderes, su autoridad…

El Hijo de Dios da testimonio del amor del Padre. En esta Pascua, Cristo resucitado nos invita a ser testigos de este amor. Pero nadie nos garantiza el éxito fácil. Cuesta mucho aceptar el testimonio de Jesús; cuesta más aceptar el testimonio de los cristianos.

“El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida”. Estamos en pleno misterio divino.

Dios no da el Espíritu con medida. Tampoco nos da un Espíritu de segunda categoría. Nos da el mismo Espíritu de Jesús. Pero a veces no puede hacer su obra en nosotros porque no le abrimos el corazón.
Creer… o rehusar creer… tal es el dilema radical. El que rehúsa creer no  verá la vida.

No hay que esperar a llegar al “cielo” para experimentar la vida eterna. El que cree, el que se entrega... tiene vida eterna ya, ahora, en esta tierra.
 

Pregunta para reflexionar

Jesús nos comunica el Espíritu, sin medida. ¿Cómo aprovechamos la acción del Espíritu en nuestras vidas? Quien cree en Jesús tiene vida eterna. ¿Creemos de verdad esta afirmación de Jesús?
 

Oración

Señor, perdona y cura nuestra terquedad para creer. Danos fuerza para ser testigos de tu amor. Envíanos tu Espíritu de vida y abre nuestro corazón para recibirlo

Madres Concepcionistas de Viveiro