Para orar cada día: Jueves

18 de enero de 2018. Festividad de Santa Prisca

"Buscaba pan, curación, consuelo, sentido, esperanza…Lo encontraban en Jesús, en sus enseñanzas y en su persona. Todos querían tocarle"
Le siguió una gran muchedumbre

Marcos 3, 7-12

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos hacia el mar, y le siguió una gran muchedumbre de Galilea. También de Judea, de Jerusalén, de Idumea, del otro lado del Jordán, de los alrededores de Tiro y Sidón, una gran muchedumbre, al oír lo que hacía, acudió a Él. Entonces, a causa de la multitud, dijo a sus discípulos que le prepararan una pequeña barca, para que no le aplastaran. Pues curó a muchos, de suerte que cuantos padecían dolencias se le echaban encima para tocarle. Y los espíritus inmundos, al verle, se arrojaban a sus pies y gritaban: «Tú eres el Hijo de Dios». Pero Él les mandaba enérgicamente que no le descubrieran.
 

Comentario

Las masas le seguían por todas partes. El inicio del ministerio público de Jesús es un tiempo de éxito. Todo el mundo le sigue. El fin de la vida de Jesús es un tiempo de fracaso. Al final se encuentra solo en la Cruz. ¿Por qué será? La gente estaba desesperada. Buscaba pan, curación, consuelo, sentido, esperanza…Lo encontraban en Jesús, en sus enseñanzas y en su persona. Todos querían tocarle.

Eran búsquedas legítimas, pero insuficientes para mantenerse fieles en el seguimiento. Cuando se asomó la cruz, la contrariedad, la amenaza al Maestro, poco a poco todos le fueron abandonando. La fe no era suficiente para atravesar la crisis, para subir hasta el Gólgota con el Maestro. Solo los espíritus inmundos le confesaban 'Hijo de Dios' . Pero no era una confesión, sino una protesta contra tanta bondad. Hay éxitos aparentes en la vida y fracasos que no lo son.
 

Pregunta para reflexionar

¿Logro situarme en la vida que soy y percibir desde ahí la realidad?
 

Oración

Jesús, queremos seguirte, pero necesitamos ayuda. Confírmanos en la fe. Amén.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz