Para orar cada día: Sábado

17 de noviembre de 2018. Festividad de Santa Isabel de Hungría

"Algunos no piden, pero no porque sean santos, sino porque confían sólo en ellos mismos, no creen que Dios pueda intervenir"
Es preciso orar siempre sin desfallecer

Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, Jesús les propuso una parábola para inculcarles que es preciso orar siempre sin desfallecer. «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: ‘¡Hazme justicia contra mi adversario!’. Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme’».

Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto; y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a Él día y noche, y les hace esperar? Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?».
 

Comentario

Pidamos con sencillez e insistencia, como esa viuda que golpeaba y golpeaba, hasta que un juez corrupto y egoísta la escuchó. Nuestra súplica debe ser segura, insistente, perseverante, sin cansarnos ni dudar. Pedirle ayuda a Dios es algo bueno, es reconocer que no somos todopoderosos y necesitamos de Él. También en la súplica hay que ser generosos y poner todo el corazón, toda el alma. Se trata de rogar creyendo realmente que Dios existe, que en verdad puede hacer algo por nosotros y que nos ama.

Algunos no piden, pero no porque sean santos, sino porque confían sólo en ellos mismos, no creen que Dios pueda intervenir. Una súplica débil manifiesta una fe débil. Pedir es una forma de confesar nuestra fe y rendir culto a Dios. Por eso la súplica también nos santifica.
 

Pregunta para reflexionar

La insistencia es compatible con la humildad: 'Sé humilde; salgan de tus labios gritos de dolor, no de impaciencia' ¿Cómo te pido yo, Dios mío? ¿Con impaciencia? ¿Soy perseverante en mis oraciones?
 

Oración

Señor, Jesús, hoy es un día muy apropiado para confesar que la historia de la humanidad está en tus manos y proclamar que Tú has vencido al mundo.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo