Para orar cada día: Sábado

19 de enero de 2019. Festividad de San Mario

"Cuando sabemos mirar con amor a cada persona, descubrimos en ella unas riquezas y unas posibilidades que otros no ven"
No he venido a llamar a justos, sino a pecadores

Marcos 2, 13-17

 En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a Él, y Él les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que le seguían. Al ver los escribas de los fariseos que comía con los pecadores y publicanos, decían a los discípulos: «¿Qué? ¿Es que come con los publicanos y pecadores?». Al oír esto Jesús, les dice: «No necesitan médico los que están fuertes, sino los que están mal; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».
 

Comentario

El Evangelio de hoy nos muestra de nuevo a Jesús predicando a la muchedumbre. Los relatos de Marcos son como unos clichés. Es la repetición constante, sorprendente del papel de Jesús: Enseñar.

Al pasar, Jesús vio a Leví, sentado en el mostrador de impuestos, y le dijo: Sígueme”. Será el quinto discípulo a quien llama a formar parte de su grupo y es ¡un aduanero! Uno de esos publicanos mal vistos de la población. Leví no es otro que Mateo, el que más tarde escribirá un evangelio.

Cuando sabemos mirar con amor a cada persona, descubrimos en ella unas riquezas y unas posibilidades que otros no ven. En Leví, el despreciado cobrador de impuestos, Jesús encuentra un candidato para ser uno de sus discípulos, apóstol y evangelista. Jesús no hace diferencias entre los hombres. No entra en las clasificaciones, es un hombre de ideas amplias, tolerante y comprensivo.

Leví se siente profundamente amado por Jesús y acepta sin condiciones, sin hacer cálculos el cambio radical  en su vida.

Los escribas y fariseos no lo entienden, no pueden entenderlo.
 

Pregunta para reflexionar

¿Y nosotros, somos  de los que entran a cenar con pecadores o nos quedamos fuera criticando? ¿Nos mantenemos al lado de Jesús, solidarios con Él para lo mejor y para lo peor?
 

Oración

Impregna, Señor,  de amor mi mirada y mis juicios, para que sepa mirar a las personas como hacías tú, sin prejuicios.                                     

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro