Para orar cada día: Sábado

24ª semana del Tiempo Ordinario

21 de septiembre de 2019. Festividad de San mateo

"El poder de la Palabra de Jesús hace que Mateo se levante y lo siga. El seguimiento genera una relación estrecha con Jesús, de comunión"

NO HE VENIDO A LLAMAR A JUSTOS, SINO A PECADORES

Mateo 9, 9-13

En aquel tiempo, cuando Jesús se iba de allí, al pasar vio a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Mateo, vinieron muchos publicanos y pecadores, y estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al verlo los fariseos decían a los discípulos: «¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?». Mas Él, al oírlo, dijo: «No necesitan médico los que están fuertes sino los que están mal. Id, pues, a aprender qué significa aquello de: Misericordia quiero, que no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».
 

Comentario

Jesús no duda  en elegir a alguien cuya  situación social es despreciada. A los pescadores llamados a la orilla del lago, Jesús añade ahora a un hombre, que no inspira demasiada confianza. ¡Es algo raro el equipo que Jesús está construyendo allí. Mateo, como los otros cuatro llamados a seguir a Jesús, deja todo lo que tiene: su despacho de impuestos, su fuente de rentas…y le sigue. El seguimiento de Jesús exige rupturas.

El texto del evangelio de hoy indica cómo Jesús comía con publicanos y pecadores en la misma casa y en la misma mesa. Se acerca a los pecadores, no por ser pecador, sino para ayudarles a salir del pecado, para que sean más felices. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?" Mateo ha festejado su vocación ofreciendo un banquete al que, sin duda, asisten también sus amigos, gentes-no-bien.

"¡Misericordia quiero y no sacrificio! "Para Jesús la misericordia es más importante que la pureza legal. Apela a la tradición profética para decir que para Dios la misericordia vale más que todos los sacrificios.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cuál es el desafío que las palabras de Jesús nos plantean hoy? "Misericordia quiero y no sacrificios". ¿Qué quiere decir con esto Jesús, hoy?
 

Oración

Señor, gracias por acercarte a mí, pobre pecador. Perdona mis juicios apresurados e injustos.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro