Sección litúrgica "Dóminus"

12 de mayo: 4º domingo de Pascua

Sección confeccionada por el equipo responsable de la delegación de Liturgia

· Una jornada especial... ¡Es domingo!

El domingo del Buen Pastor
Jesús es el Buen Pastor, el único Pastor, y nosotros –todos— somos parte de su rebaño, aunque a veces los cristianos nos enzarcemos en luchas estériles que para nada sirven. En el brevísimo texto del evangelio de San Juan que leemos hoy, Jesús da una prueba de su amor y de su entrega. Nunca en tan pocas palabras se pudo decir tanto…

Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
Celebramos hoy la Jornada de Oración por las Vocaciones. Es evidente que la mies es mucha y los operarios pocos. Asimismo, las Obras Misionales Pontificias también convoca la jornada del Clero Nativo. Importantes acontecimientos que modulan grandemente los contenidos pastorales de este IV domingo de Pascua.
 

· Hoy celebramos...

Monición de entrada
Recibid nuestra más cordial y fraterna bienvenida a la eucaristía del cuarto domingo de Pascua. Hoy Jesús nos dice que Él es el Buen Pastor. Son frecuentes esos ejemplos del Señor Jesús sacados de la habitual vida agraria que se vivía en su tiempo. Y llega a nosotros como algo muy grande e importante, porque Jesús es el único Pastor y todos los cristianos –de cualquier iglesia— deben ser las ovejas de un único rebaño. Hoy, pues, se nos invita a la unidad y a romper cualquier discordia o enfrentamiento. Además, la Iglesia universal celebra la Jornada de Oración por las vocaciones. Y también la Jornada de las Vocaciones Nativas. Necesitamos pastores que sepan atender y cuidar de esos rebaños que son, por ejemplo, las parroquias. Recemos al Buen Pastor para que nos dé lo que tanto necesitamos: unión, paz y amor.

Oración de los fieles
1. Para que el papa, los obispos y todos los que tienen alguna misión pastoral sigan las huellas de Cristo, que está en medio de nosotros como el que sirve, roguemos al Señor.

2. Para que nuestros gobernantes aprendan de Jesús a servir y no a servirse del pueblo,roguemos al Señor.

3. Por los más necesitados de nuestros pueblos, especialmente por los jóvenes que han caído en la delincuencia, los vicios y la corrupción, para que la voz del Buen Pastor suene en su interior y resplandezca esa luz que les saque de las tinieblas, roguemos al Señor.

4. Por los que este día compartimos la Santa Misa en torno al Buen Pastor, para que al escuchar su voz nos comprometamos a hacer vida su mensaje y vivir en unidad, roguemos al Señor.
 

· Reflexión: '¡Bravo por los buenos pastores!', por Javier Leoz

1.- En plena Pascua, la fiesta del Buen Pastor nos invita a dar gracias a Dios por aquellos pastores que se dedican en cuerpo y alma a su Ministerio Sacerdotal. Demos gracias al Señor porque, el Buen Pastor, sigue siendo en la inmensa mayoría de los consagrados, un modelo de referencia y de coherencia. Porque, el Buen Pastor, sigue siendo lo más importante y esencial en el corazón de cientos de miles de hombres que saben que, en la fidelidad, en el amor o en el silencio, en el trabajo de cada día o en el evangelio, es donde encuentran su apoyo y estímulo para seguir adelante.

2.- Nada ni nadie puede desdibujar o desfigurar aquella imagen (no idílica y sí real) que tenemos de los pastores que intentan (intentamos) buscar el reino de Dios, el bien de las personas y desvivirnos hasta más no poder por nuestras comunidades. ¿Qué no todo lo hacemos bien? ¿Qué no llegamos donde debiéramos? ¿Qué, una gota de tinta tiñe una gran jarra de agua cristalina? Es verdad. Pero, el Buen Pastor, siempre nos exige permanecer, perseverar, intentarlo. Buen pastor, no es desde luego, aquel que viendo las orejas al lobo, huye despavorido. Buen pastor no es aquel que vive plácidamente su vida y exige honradez a los demás. Buen pastor no lo es, por supuesto, aquel que predica una iglesia a su medida o construye una comunidad a su imagen y olvida que la Iglesia es universal o que, la Iglesia no es personalista o una institución a la carta.

3.- Pidamos al Señor que, en este día del Buen Pastor, los sacerdotes seamos capaces de conducir (con ilusión y renovada esperanza) a todas las comunidades que tienen derecho a disfrutar de esos valles, de esos pastos, de esa comida que son –ni más ni menos- el semblante o el rostro del Dios vivo. Sí; amigos. ¡Bravo por los buenos pastores! Por aquellos que, aún con algunas flaquezas y defectos, llevan adelante con tesón y con entusiasmo, la obra encomendada por Jesús.
--¡Bravo por los buenos pastores! Por aquellos que no se amilanan ante las dificultades, acoso o derribo.
--¡Bravo por los buenos pastores! Por aquellos que, como Cristo, son conscientes que el Reino de Dios conlleva contradicción, persecución, incomprensión y cruz.
--¡Bravo por los buenos pastores! Por aquellos que, en una atmósfera de desasosiego y muerte, proclaman a los cuatro vientos la alegría de la Pascua: ¡JESUS HA RESUCITADO! ¡ALELUYA!

5.- ¡SI… BUEN PASTOR!
Que a tus hombros recoges
Lo bueno y lo mezquino de mi  vida     
Que cargas sobre ti
La grandeza que te prometí
Y la pobreza en la que me  hundí.
Pastor...Pastor bueno y  prudente
Que en los mil caminos de mi  vida
Me hiciste esquivar
Aquellos que me conducían al  abismo
Y me enseñaste los otros
Que ponían delante de mis ojos
La alegría y la vida,
El encanto y el ensueño
La fe y la esperanza

¡SÍ…BUEN PASTOR!
Y nosotros ovejas de tu rebaño
Siguiéndote a horas y por  momentos
Y perdiéndonos cuando Tú más  empeñado estabas
En seguir sosteniéndonos con  tu mano
¡Pastor Bueno!

¡SÍ… BUEN PASTOR!
En las cañadas donde hoy nos  canta y reverdece la primavera
Seguimos teniéndote como el  compañero que nunca falla
Como el Dios que siempre  espera
Como el Señor que nos tiene  preparado al final de nuestra existencia
Prados donde nunca se hace  invierno
Fuentes que sacian para  siempre al sediento
Pan vivo para nunca bajar del  cielo...

SÍ. PASTOR BUENO...
Que conoces una a una, con  nombre y apellidos,
Las almas de los que en ti  creemos.
Amén.