Para orar cada día: Jueves

Semana Santa

9 de abril de 2020. Jueves Santo. Día del Amor Fraterno

"El amor hecho carne está lejos de ser una especie de demagogo y fariseo que sólo dice y nada hace o hace lo contrario de lo que dice"
Os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros

Juan 13,1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle, sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.

Llega a Simón Pedro; éste le dice: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?». Jesús le respondió: «Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde». Le dice Pedro: «No me lavarás los pies jamás». Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo». Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza». Jesús le dice: «El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos». Sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo: «No estáis limpios todos».

Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros».
 

Comentario

Dice san Juan: "Habiendo amados a los suyos, los amó hasta el extremo". El amor hecho carne está lejos de ser una especie de demagogo y fariseo que sólo dice y nada hace o hace lo contrario de lo que dice.

Me dejo emocionar por la solemnidad de estas palabras. Algo impresionante está a punto de suceder, algo que va a revelar, más que nada, quién es en realidad Jesús. Cristo asume el oficio de esclavo. Por eso Pedro se escandaliza de lo que hace su Maestro: "Tú no me lavarás los pies a mí". Puedo sonreír a la reacción de Pedro; pero me pregunto cuál habría sido mi reacción si Jesús hubiera venido ahora a lavar mis pies. Soy totalmente indigno para ser servido tan humildemente por Jesús, mi Maestro y mi Señor, sin embargo, Él insiste que si no lo dejo lavarme mis pies, yo no podré compartir su misión con Él. Y lo escucho decirme que siga su ejemplo, sirviendo a otros que me necesiten, con la misma actitud.

Pero Jesús no sólo se  humilló de esta manera. Se nos da como alimento en la eucaristía y como víctima por nuestros pecados en la cruz.

Si para alguien el amor es una palabra hueca, que mire a Cristo. Allí comprenderá qué signifique amar de verdad.
 

Pregunta para reflexionar

Después de esto, ¿hay alguien al cual yo pueda justificar no amar, o no servir?
 

Oración

Gracias, Señor, por mostrarme el camino que debo seguir. La gracia me la ofreces en la Eucaristía, el eje alrededor del cual debe girar toda mi existencia, pero para poder recibirte sacramentalmente, necesito primero lavarme, limpiar mi vida de todo lo que te ofende.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro