Para orar cada día: Viernes

10ª semana del Tiempo Ordinario

14 de junio de 2019. Festividad de San Eliseo

"De este modo queda claro que sólo puede hablar, el que ha llegado a creer. Una fe fuerte a pesar de las dificultades, es la garantía de la fecundidad en la misión"
Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio

Mateo 5, 27-32

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: ‘No cometerás adulterio’. Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna.

»También se dijo: ‘El que repudie a su mujer, que le dé acta de divorcio’. Pues yo os digo: Todo el que repudia a su mujer, excepto el caso de fornicación, la hace ser adúltera; y el que se case con una repudiada, comete adulterio».
 

Comentario

Jesús nos invita evitar ocasiones de peligro, a purificar todas las impurezas internas y externas, más graves y más leves. Todo pecado nos aparta de Dios, nos rompe por dentro, nos separa de los hermanos, retrasa la plena manifestación del Reino de Dios. No podemos perder el “respeto” al pecado. Si minusvaloramos sus efectos, nos vence. No olvidemos que el pecado sabe camuflarse en apariencias de bondad.

El Señor nos pide tener el corazón orientado hacia Él, que nuestros afectos, pensamientos, deseos, imaginación, memoria y todo ese mundo interior que sólo Dios conoce, esté iluminado por la gracia; que no se llene de egoísmo, de pensamientos centrados en uno mismo, en los propios problemas, deseos, gustos o “derechos”, etc. Lo que cuenta para Él no es lo que aparece a la mirada de los hombres, sino el fondo del corazón.

Todos podemos llegar al grado de caridad que Dios nos pide, pero es indispensable la gracia divina.
 

Pregunta para reflexionar

¿Qué tendría que quitar de mi vida para llevar una vida más conforme a la voluntad de Dios?
 

Oración

Señor, ven a ayudarnos.
Sin  ti no podemos seguir tu evangelio
Queremos configurar nuestro ser a la misión que tu nos has asignado.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro