Para orar cada día: Sábado

21 de julio de 2018. Festividad de San Daniel

"Este hombre de Nazaret, a quien muchos toman por hijo de un carpintero, es, ni más, ni menos, que el Hijo amado de Dios, su elegido, su predilecto"
Los curó a todos

Mateo 12, 14-21

En aquel tiempo, los fariseos se confabularon contra Él para ver cómo eliminarle. Jesús, al saberlo, se retiró de allí. Le siguieron muchos y los curó a todos. Y les mandó enérgicamente que no le descubrieran; para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: «He aquí mi Siervo, a quien elegí, mi Amado, en quien mi alma se complace. Pondré mi Espíritu sobre él, y anunciará el juicio a las naciones. No disputará ni gritará, ni oirá nadie en las plazas su voz. La caña cascada no la quebrará, ni apagará la mecha humeante, hasta que lleve a la victoria el juicio: en su nombre pondrán las naciones su esperanza».
 

Comentario

El evangelista, aplicando a Jesús el oráculo de Isaías, presenta a Jesús como el Mesías prometido. Este hombre de Nazaret, a quien muchos toman por hijo de un carpintero, es, ni más, ni menos, que el Hijo amado de Dios, su elegido, su predilecto, el habitado por el Espíritu cumplirá la misión de anunciar el derecho a todas las naciones. La realizará con suavidad y mansedumbre, sin avasallar ni imponerse, convenciendo, no venciendo. No orillará a nadie de su proyecto. A todos, judíos y gentiles, les dará la oportunidad de colaborar en hacer posible ese mundo fraterno y solidario que ha venido a instaurar.
 

Pregunta para reflexionar

Los cura, corriendo el riesgo de que den con él; parece como que no puedes dejar de dar lo mejor de ti, no puedes no amar ¿Y yo… corro riesgos por hacer el bien y amar?
 

Oración

Jesús, tú eres el Mesías que cargas con los pecados y enfermedades de todos y constituyes la esperanza de todas las naciones. Nuestro ideal se hace realidad, si vamos por el mismo camino. Hacer el bien silenciosamente; la entrega, el sacrificio… amando.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo